fabrica de camisetas de futbol en cordoba

Era una batalla campal el terreno de juego. Su padre, ferroviario, adelantaba seis minutos los domingos el reloj de la estación de Asua (Erandio) cuando su hijo fichó por el Athletic en 1940. Era la única forma de que Telmo Zarraonandia, Zarra, pudiera llegar a tiempo de ponerse la camiseta rojiblanca en San Mamés. De repente se llenó el cesped de aficionados , que buscaban a Payet, pero a los que les valía cualquiera de las camisetas azules.

Publicaciones Similares